Sconnessss!!!! Mmmmm qué ricosss!!!!

A quién no le gusta los sconnes??? Son suaves, deliciosos y los podemos degustar con el té de la tardecita. Llevan apenas un touch de azúcar.  Calentitos o tibios son imperdibles para que apreciemos la suavidad de esta masa casi arenosa que se nos deshace en la boca. El pequeño gran secreto de esta masa, es trabajarla poco y casi nada, para que la manteca conserve el cuerpo. Es decir, que no se derrita con el calor de nuestras manos.

Lo mejor de esto, es que son mortalmente ricooooo, y ni les cuento si los acompañamos con mermeladas, queso blanco, o sencillamente con manteca. Les sugiero también hacerlos salados, como el de la imagen, yo lo hice de queso y no les puedo explicar lo es-pec-tá-cu-larrr que quedaron.

Ingredientes

400 grs de harina

2 cucharaditas de polvo de hornear

1/2 cucharadita de sal

100 grs de manteca

3 1/2 cucharadas de azúcar

1 huevo

1/2 taza de crema de leche ( la podemos reemplazar por leche )

Leche para pincelar los sconnes

Preparación

Podemos hacerlos con la procesadora, o con un poquito de paciencia con nuestras manos. Lo primero que vamos a hacer es tamizar el harina, el polvo de hornear y la sal. Vamos a poner todo esto en un bowl y le vamos a agregar el azúcar. Una vez echo esto, vamos a tomar la manteca, la cortamos en trozos y con un tenedor fuerte unimos todos los ingredientes con las puntas de nuestros dedos, para no derretir demasíado la manteca. Recuerden lo que les dije al principio, no trabajen la masa demasiado, apenas para integrar.

En otro bowl, vamos a batir el huevo y la esencia de vainilla y le agregamos la crema. Una vez listo esto, mezclamos con los secos, y apenas lo trabajamos hasta unir. Recuerden que la masa no debe trabajarse y tampoco debe quedar lisa, es una masa arenada. Hecemos un bollo, y lo llevamos a la nevera envuelta en una bolsa de nylon o en film por espacio de una hora para que la manteca vuelva a tomar buen cuerpo.

Cinco minutitos antes de sacar la masa para hacer nuestros sconnes, prendemos el horno para que se vaya precalentando, y preparamos una bandeja para hornear y la dejamos enmantecada y lista.

Vamos a enharinar la mesa o espacio de trabajo y colocamos nuestra masa. La estiramos de apróximadamente dos centimetros de alto, y con un cortante redondo de cookies los cortamos. Una vez lista nuestra bandeja los pincelamos con leche y llevamos al horno.

Es ideal que mientras trabajamos con parte de la masa, sino lo hacemos todo junto, la llevemos nuevamente a la nevera.

Los horneamos por espacio de 15 ó 20 minutos, que ya van a estar doraditos.

 

 

 

Mega World News Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google Yahoo Buzz StumbleUpon Weekend Joy

1 Comment »

  1. Hady said

    a1MIl gracias a usdtees!.fue un verdadero placer compartir tantos sabores, texturas y aromas de esta ancestral tradicif3n culinaria cuyo fundamento es el amor y la compasif3n. Les enviamos muchos saludos.

RSS feed for comments on this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *